Análisis

Aqua Forest

Aqua Forest
Aqua Forest

Este es un juego que a la vez nos ha parecido tremendamente original y a la vez un poco fallido por una cosa tan tonta como no explicar bien las herramientas.

El concepto que hay detrás es tremendamente atractivo, original, es hermoso y te aseguramos que vas a pasar un buen rato mirando embobado la pantalla haciendo cosas con el agua.

Hay que llevar el agua a la parte superior
Hay que llevar el agua a la parte superior

El juego se trata de llevar un líquido de un sitio a otro de la pantalla. Siempre hay una especie de meta, un recipiente, para que podamos depositar allí el agua, usando las herramientas a nuestra disposición.

Hay dos modos de juego, los puzles, y el modo libre. En el modo libre podemos hacer lo que queramos, dibujar agua, llevarla de un lado a otro, construir un dique, hacer un laberinto… lo que queramos.

La gravedad haciendo su trabajo
La gravedad haciendo su trabajo

El modo de los puzles es el juego en sí, el verdadero desafío. Se dividen en cinco categorías.

  • Los puzles en los que hay que mover el iPhone para llevar el agua.
  • Puzles en los que hay que tocar o mover cosas para conseguir el objetivo.
  • Los de dibujar, tenemos que «dibujar» cosas con el dedo.
  • Los de frío y calor, los puzles en los que tendremos que usar elementos que calientan o que enfrían el agua.
  • Todo a la vez, puzles en los que hay que usar algo de todo lo anterior.
Las herramientas, sin explicar
Las herramientas, sin explicar

En cuanto a las herramientas, aquí viene el lío. No se explica lo que hace cada una, no hay un tutorial en el que nos enseñan qué hace cada una. Además, ni siquiera tienen nombre. No podemos identificar lo que es cada herramienta por su nombre.

Pero es que encima no son tres o cuatro, estamos hablando de dos grupos de herramientas, uno tiene ocho y el otro nada menos que veinte. Al principio resulta sencillo, las herramientas necesarias para hacer los primeros puzles son fáciles de entender. Pero la cosa se complica y llega a un punto en que hemos acabado dibujando líquidos de colores que no hemos llegado a entender lo que son realmente.

Hay que meter la pelotita dentro de la caja
Hay que meter la pelotita dentro de la caja

Menos mal que al menos las herramientas están explicadas en la página web del juego.

El ambiente musical es exquisito, con música relajante muy apropiada y efectos sonoros muy adecuados también.

Otro problema es la fluidez del juego, si tenemos en la pantalla muchos elementos, va un poco a saltos. Si dibujas solo un poco de agua en el modo libre, verás que tiene una fluidez mucho mayor que en los puzles, que tienen más elementos.

Un poco de agua en el modo libre
Un poco de agua en el modo libre

En este juego, lo que es propiamente el juego no está a la altura del concepto, que es grandioso. Los puzles no son muchos, se hacen con cierta facilidad, y además no hay «factor pique». Podemos hacer el puzle que queramos cuando queramos, no nos quedaremos nunca atascados, pero pierde la emoción esa de conseguir pasar al siguiente puzle.

No obstante, el concepto es tan bonito que probablemente te acabe dando igual.