Análisis

iGotchi

Creando nuestra mascota
Creando nuestra mascota
  • Categoría: Juegos
  • Vendedor: David Gohara
  • Precio: 1,59 euros
  • Nuestra valoración: 1 de 5

iGotchi es una mascota virtual a la que tendremos que atender y cuidar, y con la que se nos promete que vamos a poder jugar y ser felices para siempre. Evidentemente exageran, pero en esta compañía se han tomado muy en serio que cuidemos bien de nuestra mascota.

De hecho, llaman ‘parenting’ a cuidar de este bicho, y hablan de conceptos como la paternidad responsable, lo cual nos parece un poco salirse del tiesto. Pero atentos, que se pone aún más serio, si no cuidas bien de tu mascota, te envían una advertencia, y ¡te la pueden quitar! Si te envían cinco advertencias, te quedarás sin ella.

Este es Melón, nuestra mascota
Este es Melón, nuestra mascota

Una vez que te la quitan hay que enviar un email prometiendo que vamos a cuidar bien al bicho, y no lo tenemos claro, pero parece posible que te la quiten para siempre. Es como servicios sociales, no se andan con bromas. Se les ha ido un poco la pinza con eso.

El juego está en inglés, esa es otra pega, pero el funcionamiento es muy simple. Primero tenemos que elegir un nombre para el bicho, nosotros le hemos puesto ‘Melón’, y hemos decidido que sea un chico. Esto no se puede cambiar una vez que tu mascota está creada, lo único que se puede cambiar es el color.

Como no lo cuides bien, te lo quitan
Como no lo cuides bien, te lo quitan

Al de cinco minutos de observar que nuestro nuevo amigo Melón no hace gran cosa, nos hemos dado cuenta de lo aburrido que es el juego a corto plazo. Hay tres parámetros que hay que vigilar, la comida, la bebida, y el nivel de atención.

En cuanto disminuyen estos parámetros, sale el icono correspondiente en la pantalla, y debemos hacer tap en él para alimentar a Melón. Imaginamos que la gracia del juego es más a largo plazo, en los primeros momentos todo lo que hacemos es ver a Melón jugando él solito.

La verdad es que más que un bebé parece un señor mayor, su manera de jugar es bastante conservadora, por no decir que se mueve menos que los ojos de Espinete.

Comida, agua y atención
Comida, agua y atención

Hablando de Espinete, en el primer golpe visual, nos hemos acordado de él, por el color rosa, y un poco la forma, aunque hay que decir que nuestra mascota no tiene cara. Viene a ser lo que véis en las fotos, una bola de pelo con patas.

Podemos jugar con él tocándolo. Al hacerlo se oye una risa de bebé muy contagiosa, pero siempre la misma, ya podían haberse estirado un poco más con los efectos de sonido, la verdad. Se nos advierte no obstante que no lo toquemos mientras come… esperamos que no nos muerda.

El centro de atención
El centro de atención

También se nos advierte del mal humor que se gasta si lo despertamos. Para despertarlo cuando está dormido, hay que agitar el iPhone, pero francamente después de la advertencia que nos han hecho, nos da un poco de miedo.

No podemos decir mucho más, es como un cuñado gorrón que se ha apoderado de nuestro iPhone y ahí sigue saltando él solito. Probablemente tengamos que actualizar este artículo dentro de unos días, cuando tengamos al pobre Melón medio muerto de hambre y nos hayan denunciado los de asuntos sociales.

Nos lo quitaron
Nos lo quitaron

Efectivamente, han pasado unos días, y cuando hemos ido a visitar a Melón, nos lo habían quitado, nos han llamado malos padres, y nos han hecho prometer tonterias. Lo dicho, se lo toman demasiado en serio, yo solo quería jugar, no que me llamen irresponsable y me hagan toda clase de advertencias.